Cuida la pintura de tu coche en verano

El verano es la época por excelencia en la que todos usamos más el coche. El sol y el calor invitan a hacer viajes a la playa o a la montaña, bien sean a modo de escapada de fin de semana o para unas vacaciones más largas. De una forma o de otra, lo que está claro es que esos momentos en que lo pasamos tan bien pueden acabar siendo nefastos para la pintura de nuestro vehículo si no lo cuidamos como es debido.

Por eso hoy os queremos dar algunos consejos para que a la vuelta de vacaciones vuestro coche siga reluciendo como el primer día:

-Aparcar a la sombra: Siempre que se pueda, claro está. Parece obvio, pero a veces es mejor caminar un poco más hasta el lugar donde vayamos a ir si se puede dejar el coche bajo techo y así evitar que los rayos del sol dañen la pintura.

-Limpiar los insectos secos: En esta época es muy frecuente que acabemos con el frontal del coche lleno de insectos secos. No podemos evitar que se estampen ahí durante nuestros trayectos pero sí debemos procurar lavar el vehículo cuanto antes, ya que los ácidos que desprenden sus restos en combinación con el sol pueden terminar dañando las capas superficiales de la pintura y dejar rastro sobre ella. Esto mismo sucede con las deposiciones de los pájaros o el polen de las flores.

-Lejos del salitre y la arena de la playa: Cuanto más lejos dejemos el coche de la playa, mejor será para la pintura de nuestro vehículo, pero como muchas veces es inevitable que le lleguen la arena y el salitre, en este caso la recomendación es la misma que en el caso de los insectos: lavar el coche cuanto antes. Y es que estos elementos son especialmente dañinos, puesto que basta deslizar la mano sobre la carrocería cuando está cubierta de tierra de la playa para que la pintura del coche se arañe y deteriore, rompiendo así la película protectora superior y acelerar con ello la pérdida del brillo y la intensidad del color.

Lo ideal sería lavar el coche una vez por semana y aprovechar los primeros lavados del verano para dar una capa de cera al coche (una acción que se recomienda realizar al menos una vez al año) para proteger a la pintura de las agresiones externas e impedir que estas lleguen a dañar capas más profundas.

Además, desde el Taller de Chapa y Pintura Juan Emilio os recordamos que el polvo del vehículo nunca se debe limpiar con un trapo seco, ¡siempre tiene que estar humedecido!

Ya sabéis, cuidar vuestro coche en verano y ¡disfrutad de las vacaciones si las tenéis! Si os surge cualquier contratiempo, a la vuelta os esperamos en #JuanEmilioTaller.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *